06 junio, 2017

Reuters: Venezuela arresta a 14 militares por sospecha de “rebelión” y “traición”

Archivo


Reuters

Las fuerzas de seguridad de Venezuela arrestaron al menos a 14 militares bajo sospecha de "rebelión" y "traición" a principios de abril, en la primera semana de protestas contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, según documentos obtenidos por Reuters.
Los efectivos, incluidos coroneles y capitanes, están detenidos en la prisión militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas, de acuerdo a lo que figura en las listas de detenidos que circulan entre los uniformados. Los documentos indican que los casos estaban siendo "procesados" y no quedó claro si han sido formalmente acusados.
Las listas surgen en medio de las acusaciones hechas por líderes de la oposición sobre una supuesta purga dentro de las Fuerzas Armadas para aplastar la disidencia generada por la represión a las masivas manifestaciones contra el Gobierno socialista. Los documentos vistos por Reuters sólo se extendieron hasta el 8 de abril. Después de esa fecha, líderes de la oposición y activistas de derechos humanos dicen que muchos más soldados han sido detenidos.
La Guardia Nacional, una unidad militar que se encarga del orden público, ha estado en la vanguardia de la contención de las protestas mediante el uso de gases lacrimógenos, cañones de agua y balas de goma contra jóvenes que arrojan piedras, cócteles molotov y excrementos contra las líneas de seguridad. En medio de los poco más de dos meses de protestas, al menos 65 personas han muerto, incluyendo partidarios del Gobierno y la oposición, espectadores y miembros de las fuerzas de seguridad.
La oposición asegura que la inquietud dentro de las fuerzas militares ha ido en ascenso, impulsada por el excesivo uso de la fuerza contra los manifestantes que exigen elecciones adelantadas, ayuda humanitaria para aliviar la escasez de medicinas y la libertad de "presos políticos".
PETICIÓN DE ASILO
En público, el alto mando militar ha respaldado la acusación de Maduro, de 54 años, de que la oposición adelanta una insurrección armada" que busca un golpe de Estado para derrocarlo con el apoyo de Estados Unidos. Pero en privado algunos miembros de la Guardia Nacional se han quejado de agotamiento y han expresado su desilusión. Algunos pocos soldados han hecho público su descontento.