RADIO MÉRIDA DIGITAL

07 enero, 2014

Viceministro Liñayo se reunió con organismos encargados del manejo de desastres

Para definir estrategias  ante eventos naturales

*** Mérida es una de las 16 ciudades que componen  el Sistema Integrado de Monitoreo y Asistencia (Sima 991), el  cual dispone de los estándares tecnológicos más altos del mundo y que están siendo instrumentados en Venezuela

Con el fin de dar a conocer los  lineamientos del recién creado  Viceministerio para la Gestión de Riesgos y Protección Civil, su titular,  Alejandro Liñayo Rivero,  sostuvo un encuentro de trabajo con  organismos de seguridad  en el estado Mérida representados por el Cuerpo de Bomberos, Protección Civil y grupos de voluntariado.

´´Estas reuniones se efectúan en distintas zonas del país para dar a conocer las tres líneas de gestión que se están trabajando: gestión de emergencias, gestión de desastres y preparación social e institucional en casos de grandes eventos”, manifestó Liñayo Rivero.

Agregó que vienen a preparar a  la ciudad de Mérida para  la instalación del Sistema Integrado de Monitoreo y Asistencia (Sima 991),  un sistema de articulación, coordinación y centro de despacho con los estándares tecnológicos más altos del mundo que están siendo instrumentados en el territorio nacional y serán instalados en 16  ciudades del país,  entre ellas,  Mérida.

Con  el Sima, decenas de miles de cámaras  van a estar integradas en estas ciudades, lo que  permitirá que los mecanismos de respuesta de  los entes de seguridad ciudadana sean óptimos.

La inversión de esta  mega estructura, que se dio en el marco del convenio China- Venezuela, alcanza los mil 200 millones de dólares.

El viceministro también informó que  está en proceso el diseño de un programa de estudios de post grado a distancia para educadores, arquitectos y comunicadores sociales, “porque la gestión de riesgos no es un tema nada más de los bomberos o protección civil, sino de todos los componentes de la sociedad”.

Añadió  que se está realizando un trabajo más cercano  con las comunidades organizadas en consejos comunales y comunas. 

“No  podemos seguir pensando  cómo vamos a responder ante una eventualidad de desastre natural, sino tenemos que empezar a ver cómo los consejos comunales tienen que considerar las dinámicas del entorno  donde hacen las inversiones, para que estas infraestructuras cumplan  las normas y se hagan los estudios pertinentes y no sean detonadores de escenarios de desastres”. 

(OCI/Nicolás Gutiérrez)
 Fotos: José Angulo