RADIO MÉRIDA DIGITAL

31 enero, 2014

Escasez y corrupción en venta del cemento provocan cierre de proyectos de construcción

No hay cemento ni cabilla en el estado Bolívar. Lo que se consigue, denuncian los sindicatos de la industria de la construcción, es a precios que superan hasta 10 veces el importe regulado.

crangel@correodelcaroni.com /Correo del Caroní

La escasez del insumo ha generado la paralización de 17 proyectos en el municipio Caroní esta semana; la mayoría de ellos pequeños centros comerciales y complejos habitacionales que emplean alrededor de 2.300 trabajadores.

Frente a esta situación la representación de los trabajadores advierte que si en 15 días el desabastecimiento continúa entonces saldrán a protestar a la calle.

El presidente del Frente Unido de Trabajadores Socialistas de la Construcción, Héctor Dalí, exhortó al ministro de Industrias, Wilmer Barrientos; al presidente de la CVG y ministro de estado, Carlos Osorio y a las autoridades regionales de la entidad a que determinen qué ocurre.

“Queremos saber nosotros, los trabajadores del sector construcción, ¡qué está pasando con el cemento, específicamente en este estado!, ya que en ninguno de los otros estados tienen el problema que tiene el estado Bolívar y específicamente el municipio Caroní”, dijo.

Dalí expuso que los empresarios han cumplido con mantener la nómina de los proyectos desde el 7 de diciembre pero la situación ya es insostenible desde el punto de vista financiero. “Han venido pagándole la semana a los trabajadores sin producir y sin trabajar, pero ya no aguantan más. Lamentablemente dicen que tienen que cerrar las puertas”.

La crisis, sin embargo, no es por la escasez del producto. “Sí se consigue (el cemento) pero por otros canales que no son los regulares a 240 bolívares y en el mes de diciembre lo ofrecieron a 100 bolívares y estos empresarios, muchos de ellos, por solicitud del sindicato, mantenían a los trabajadores -viéndose en la necesidad de pagar el cemento a ese precio- porque para ellos es mejor perder 100 mil bolívares en gandolas que 800 mil bolívares en las nóminas de los trabajadores”.

“Queremos que realmente se investigue antes de darle un cupo (de cemento) a una empresa (…) a los que le están dando cemento, la mayoría, ninguno tiene obra y hoy están vendiendo el producto porque un grupito, por amiguismo o lo que sea, tiene secuestrado los cupos de cemento”.

Dali dijo que los trabajadores saldrán a protestar en los próximos días. “No nos vamos a quedar de brazos cruzados (…) nosotros ya no podemos seguir forzando la barrera porque si no estaríamos llevando a la quiebra a las empresas que están construyendo”

El concejal por el municipio Caroní, Aquiles Campos, aseveró que la corrupción está en manos de empresas de maletín que están revendiendo el producto y esto debe ser investigado.

Como dirigente del Sindicato Único de la Construcción (Sutic) en Tocoma denunció, además, la paralización del 100 por ciento de la obra civil que presenta un 88 por ciento de avance en la Central Hidroeléctrica Manuel Carlos Piar.


Violencia y construcción
Sobre los señalamientos del ministro de Interior y Justicia, Miguel Rodríguez Torres, acerca de las bandas delictivas que se hacen pasar por sindicatos, el Frente Unido de Trabajadores Socialistas de la Construcción respaldó la aseveración y pidió apoyo en capturar a los extorsionadores.

Dalí señaló que los sindicatos no pueden controlar todo lo que se mueve a su alrededor, pero sí a quienes son dirigentes de los sindicatos. Y sobre eso dijo que dos dirigentes de comité ejecutivo fueron asesinados en el 2013, lo que para ellos representa una baja en el número de sicariatos dentro del sector en comparación a otros años.


Al presidente del Frente le pareció curioso el comentario del ministro junto al gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez, quien lidera la mesa de seguridad sindical. “Él más que nadie sabe del éxito de esa mesa”, comentó.