MÉRIDA DIGITAL RADIO

31 diciembre, 2013

El mundo prepara su entrada para el 2014


Sídney prometió iluminar el cielo austral con un espectáculo de efectos pirotécnicos el martes para celebrar la entrada en el año 2014 de la era cristiana, pero es en Dubái donde tendrán lugar los fuegos artificiales “más grandes” del mundo.

Por primera vez desde hace diez años, la ópera de Sídney será la sede del lanzamiento de toneladas de pólvora que inundarán de colores el cielo de la ciudad a partir de las 21H00 (10H00 GMT).

La ciudad australiana espera la asistencia de 1,6 millones de personas a estos festejos, que costaron 6 millones de dólares australianos (3,8 millones de euros), según su alcalde, Clover Moore. Es el precio “de la fiesta de Año Nuevo más bonita del mundo, en el puerto más bonito del mundo”, destacó.

Miles de turistas acudían ya en masa para situarse entre las primeras filas. “Hemos conseguido las últimas plazas en primera fila, hemos tenido suerte”, explicó Lena Winkels, que viajó desde Alemania con su amiga Nine Doerr.

Dubái, que acaba de ser escogida sede de la exposición universal de 2020, prepara también un 31 de diciembre sin parangón con un espectáculo pirotécnico que debe iluminar el cielo del emirato durante seis minutos.

La isla artificial de Palm Jumeirah y el archipiélago de The World, 300 islas que representan el mapa del mundo, acogerán el lanzamiento de 400.000 proyectiles por parte de 200 técnicos.

El emirato espera entrar en el Libro Guinness de los Récords con este espectáculo, indicaron las autoridades, sin precisar su coste.

La vida de Mandela en 3D
Ciudad del Cabo rendirá homenaje al expresidente sudafricano Nelson Mandela, fallecido el 5 de diciembre, con un concierto, fuegos artificiales y la proyección en 3D, en la fachada del ayuntamiento, de una retrospectiva en imágenes de la vida del Premio Nobel de la Paz.

En París, la policía preparó un dispositivo de alta seguridad con unos 9.000 efectivos de policía, gendarmes, bomberos y militares con motivo de esta celebración, que atrae tradicionalmente a varios cientos de miles de personas hacia los Campos Elíseos, Trocadero y la Torre Eiffel.

En Nueva York, miles de fiesteros acudirán a media noche en Times Square a la tradicional bajada durante 60 segundos de una bola de cristal multicolor.

Unos 2,3 millones de personas, un tercio de los cuales serán turistas, disfrutarán de los tradicionales fuegos artificiales y de los conciertos al aire libre en la playa de Copacabana en Río de Janeiro.

Según el ayuntamiento de Río, el célebre espectáculo pirotécnico de Año Nuevo contará con el lanzamiento de 24.000 cohetes durante 16 minutos desde 11 barcos anclados a 400 metros de la playa, por motivos de seguridad.

Los cariocas (habitantes de Río), vestidos en su mayoría de blanco, realizarán después una ofrenda de flores a Yemanjá, la diosa del mar del candomblé, un culto afrobrasileño.

En Arabia Saudita, sin embargo, la policía religiosa se mostró en contra de cualquier tipo de celebración en este reino ultraconservador, que aplica una versión rigurosa del islam y sigue el calendario de la hégira.
Los miembros de la policía religiosa instaron especialmente a floristas y a vendedores de regalos a no vender rosas rojas, osos de peluche o cualquier otro regalo vinculado a la celebración.

En la ciudad indonesia de Banda Aceh (noroeste), que aplica la sharia (ley religiosa), la policía religiosa decomisó miles de petardos tras prohibir, por primera vez, las celebraciones del Año Nuevo consideradas como “haram” (impuras).

Los habitantes de las islas de Tonga, en el Pacífico, serán de los primeros en entrar en 2014.

AFP