03 mayo, 2017

Dos años de abandono cumplen las dos piscinas de El Vigía








**** Natación merideña sin dolientes



Este mes de mayo suman ya dos años cerradas y abandonadas las piletas del Complejo de Piscinas “América Bendito”, ubicadas en el Complejo Deportivo “Buenos Aires”, de El Vigía, municipio Alberto Adriani, instalaciones que son la prueba más evidente de lo poco o nada que por el deporte merideño han hecho a lo largo de 4 años las actuales autoridades regionales.

Se pensaba que con la llegada de Carlos Maya a la dirección del deporte en Mérida, las cosas iban a mejorar mucho, por cuanto fue atleta y sufrió en carne propia la desatención de las autoridades. Pero ha sucedido todo lo contrario, y prueba de ello son las piscinas de El Vigía.

 El moho, la suciedad y el abandono se notan desde la misma entrada del complejo, los pisos curtidos de abandono, los techos de la tribuna desaparecidos en casi su totalidad, la piscina olímpica con poco más de medio metro de agua apenas y sucia hasta más no poder, el foso de saltos con agua verde y convertido en el más grande criadero de zancudos y sapos, y pare usted de contar.

A un lado están las carrileras deterioradas por el flagelo de la intemperie, agua y sol, y la sala de máquinas con motores y tuberías destartaladas, todo lo que hace cada días más difícil la recuperación de este hermoso complejo de piscinas, que prestaba servicio a todos los nadadores de la zona panamericana.

Contactamos a Jhonatan Blanco, entrenador de natación en El Vigía, quien ha tenido que dedicarse a otra cosa desde hace 2 años, pues la única piscina olímpica de toda la zona tiene dos años cerrada, y por los vientos que soplan seguirá así, y dañándose día tras día.
Señala Jhonatan que en Alberto Adriani funcionaban dos clubes de natación, el “Alberto Adriani” y el “Marlin Azul”, que desaparecieron a raíz del cierre de las piscinas, y también había uno de polo acuático, cuya entrenadora fue trasladada a la piscina de Tovar.

Acota que a pesar de los reclamos de atletas y representantes, las autoridades deportivas nada hacen, y hace unos días señalaron que habían reparado un motor (de los 2 que tiene el complejo, y lo colocarían para reabrir las piletas, pero se presentó otro problema y no lo han hecho.

“Lo que sucede es que si colocan un solo motor sería otro pañito de agua caliente, como los que le hacían a las piscinas antes de cerrarlas definitivamente, pues necesita de los dos motores para poder trabajar a tiempo completo y no forzar uno solo, que duraría poco”.
Finalmente Jhonatnan Blanco pide a las autoridades del deporte regional que hagan el esfuerzo y recuperen totalmente este hermoso complejo de piscinas, pues es el único que sirve a los atletas de Alberto Adriani y toda la zona panamericana.

El problema es que por el estado de deterioro en el que está el complejo, cada día se hace más cuesta arriba su recuperación, y si no es supervisada por gente que sepa de esto, y luego las piscinas son administradas por personas incompetentes, no durarán mucho tempo reparadas. Ojalá no sea así.



Prensa Asodamer, CNP 3.560