RADIO MÉRIDA DIGITAL

02 julio, 2015

Paralizada fábrica de chapas de Polar por falta de divisas

Los trabajadores de Polar protestaron exigiendo liberación de las divisas. (Foto Ángel Chacón)


Dayrí Blanco
El Carabobeño.com

Otra empresa se paralizó en Carabobo por problemas de divisas. La materia prima de la planta metalgráfica de Polar se agotó y las líneas de litografía y tapas para la producción de chapas se apagaron. Desde hace ocho meses el proveedor europeo no recibe los dólares para poder hacer los despachos requeridos por la compañía, y Sidor reconoció no tener la capacidad operativa para suministrarle las hojalatas de acero templado hace más de cinco años. La consecuencia directa de esta crisis es la suspensión laboral de 153 trabajadores.
La medida provocó que la mañana de este miércoles, parte de la nómina de la única industria del país que manufactura chapas para refrescos, maltas y cervezas, protestara para exigirle al Ejecutivo la liberación de las divisas para la reactivación de la producción. Los requerimientos de la planta para la manufactura de 30 millones de tapas al mes son de dos mil 500 toneladas de acero.
Sin ánimos de matizar con tinte político la manifestación, Jhonny Magdaleno, secretario general del sindicato explicó que la crisis no afecta de manera independiente a los dueños de la empresa, ni a los gerentes, ni a los trabajadores. “Aquí todos somos perjudicados. Los 153 que mandaron para sus casas con salario básico y los 350 que aún quedan para la producción de las gaveras”. Pero a esto se le podrían sumar los mil 500 de la planta de San Joaquín “porque sin chapas no pueden envasar lo que produzcan”. A Súper Envases Envalic, que es la que fabrica los cuerpos de latas, tampoco le queda mucho inventario de aluminio, y aunque llegó un cargamento de malteada que alcanza para el trabajo de dos semanas en San Joaquín, la cebada se agotará el 5 de agosto.
Empresas Polar tiene 16 plantas en Carabobo, y en los últimos meses ha tenido que paralizar ocho líneas de producción (cuatro de mayonesa, una de Té Lipton, una de jugo Yukery y las dos de metalgráfica) por falta de materia prima importada. En total, más de 500 trabajadores han resultado afectados.