RADIO MÉRIDA DIGITAL

04 enero, 2014

Compra de alimentos en Venezuela se convierte en una odisea

Con un índice de escasez que en 2013 estuvo en el orden del 22,4% en promedio, y que en algunos alimentos llegó a superar el 80%, hacer las compras en Venezuela se convirtió en una odisea.

Esto ha modificado radicalmente la vida de las familias, que deben desplegar todo tipo de estrategias para reunir los víveres que necesitan para sobrevivir. Por ejemplo, algunos se ponen de acuerdo con familiares y vecinos para hacer grandes compras al por mayor trasladándose a ciudades que tienen más oferta.

Andrés Hernández, de Los Chaguaramos, en Caracas, explicó que la conserje del edificio en el que vive avisa cuando se produce el hecho excepcional de que llegue leche de larga duración y otros productos esenciales a un supermercado. “Compramos dos y tres veces un producto el mismo día, por el temor de que luego no lo consigamos en varias semanas. He pasado dos meses sin conseguir leche”, precisa.

La situación llega al extremo de que en la mayoría de los grandes comercios se pueden ver largas filas de personas aguardando la llegada de los camiones distribuidores, para ver si traen alguna joya que escasea desde hace meses. Cuando esto ocurre, los desbordes son frecuentes, lo que obligó al Gobierno a desplegar a miembros de Policía Nacional Bolivariana y de la Guardia Nacional para custodiar los camiones.

Una encuesta de Kantar Worldpanel realizada recientemente dio precisiones sobre cómo se trastrocó la vida de los venezolanos. Por ejemplo, el 55% asegura estar dispuesto a pagar más en lugares en los que encuentra todo fácilmente, cuando en el resto de los países de la región esta postura es sólo sostenida por el 37%.


Más información en Infobae