RADIO MÉRIDA DIGITAL

06 mayo, 2013

Siguen consternados vecinos donde cayó avioneta en Valencia


El lugar del siniestro permanece acordonado mientras los especialistas realizan labores de recolección de evidencias

 ÚN.- Mientras los técnicos de la Junta Investigadora de Accidentes Aéreos hurgan entre el amasijo de hierros en que quedó convertido el LearJet en busca de evidencias que permitan esclarecer el siniestro, los vecinos del conjunto residencial Parque Valencia no salen de su asombro.

Los lugareños aseguran que la mañana del pasado domingo vivieron la más traumática experiencia de sus vidas, pues el letargo que ocasionaba una pertinaz lluvia fue abruptamente interrumpido por una ensordecedora explosión. “Aquí nadie sale de su asombro. Lamentamos que las muertes de los dos pilotos, pero gracias a Dios en ese momento no habían niños jugando ahí”, dijo Rosa Saldivia, residente del edificio Flamingo Park.

Dijo que algunos vecinos salieron de sus apartamentos con la escasa ropa que tenían, algunos con pijamas y corrieron hasta que se cansaron. “Yo todavía estaba lavando los corotos del desayuno cuando sonó aquel cañonazo. Vimos por la ventana el candelero y mi esposo sacó a los muchachos por las escaleras. Los alcancé en la panadería. Eso fue horrible”, comentó.

La señora Salvidia dijo que algunos vecinos traumatizados tuvieron que pernoctar la noche del domingo en casas de algunos familiares y amigos. Las autoridades tuvieron que cortar el suministro de energía eléctrica y gas doméstico mientras sofocaban las llamas para evitar que el fuego se propagara al edificio. “Por aquí siempre pasan aviones que van para el aeropuerto, pero había pasado algo así”, señaló.

El lugar del siniestro permanece acordonado mientras los especialistas realizan labores de recolección de evidencias. Los precintos amarillos de seguridad también impiden el paso de curiosos.