ENTRADA DESTACADA

SIP: Libertad de expresión en la región se ha deteriorado

La SIP se centró en Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.  (Foto Archivo/El Carabobeño) Juamed Chacín || jcha...

11 julio, 2015

Negocios suspenderán pedidos de carne y pollo julio 11, 2015 7:29 am



La reposición de los inventarios de carne de res y pollo está paralizada por el miedo de los carniceros y distribuidores a que los organismos fiscalizadores los obliguen a vender los productos proteicos por debajo de los costos de adquisición.
Un comerciante que declaró bajo anonimato por lo delicado de la situación, dijo que tienen temor a seguir trabajando con unas “medidas irracionales que obligan a vender carne a precio regulado, cuando no la conseguimos a ese precio”.
La diferencia entre el precio regulado y el que fija la realidad del mercado “es abismal”, catalogó esta fuente.
Esta semana, cuando fueron retomadas las fiscalizaciones a las carnicerías, la res en canal, que es como los distribuidores despachan la carne al comercio detallista, marcaba 500 bolívares el kilo, 270% por encima del precio indicado en la Providencia 52 de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socio-Económicos (Sundde), publicada el pasado 1º de junio.
Desde este martes empezó el operativo de la Sundde dirigido a carnicerías, supermercados y distribuidores, es decir toda la cadena de comercialización y abastecimiento.
La fuente no precisó cuántas empresas han sido fiscalizadas hasta ahora, pero señaló que los procedimientos resultaron en medidas de venta del producto al valor regulado y, en algunos, la imposición de sanciones pecuniarias de 100 a 1.000 unidades tributarias (15.000 a 150.000 bolívares).
“Cuando las amas de casa ya no tengan carne en su casa y los negocios que todavía tienen carne se les agote el producto, va a notarse una seria escasez de carne. Todos los pedidos están paralizados hasta nuevo aviso, no hay ningún anuncio que nos garantice que no vamos a trabajar a pérdida”, dijo el comerciante.
Los distribuidores hacen pedidos semanalmente, por lo que la suspensión de despachos se podría reflejar en neveras desprovistas de carne y pollo en un plazo de siete a ocho días.
Más información en El Sol de Margarita.

Alarmas encendidas: Sin reconducción de la economía, Venezuela va a la “hambruna”



“El problema de agricultura en Venezuela es política”, asegura Werner Gutiérrez, profesor de Agronomía de la Universidad del Zulia, para alertar que “o se reconduce el camino o vamos a pasar una hambruna tipo África” por causa de caída de la producción, falta de divisas para importar bienes y agudización de la escasez de comida, publicaLa Verdad.
La evidencia está en las colas de los supermercados. Y además en las quejas de pie a cabeza de la cadena de alimentos. A los reclamos del “productor y consumidor”, precisa Gustavo Machado, economista, para acentuar los efectos de la inflación, impactos en sectores productivos y las familias, dada la política persistente del Ejecutivo.

“No es que no hay comida barata para el pueblo”, expresa Gutiérrez. La realidad es “que no hay comida”, recalca en el Foro de Seguridad y Sobornaría Alimentaria en Venezuela: Mito y Realidad, apoyado con el análisis macroeconómico de Machado, también profesor de LUZ.
Los académicos analizan la “crisis” agroalimentaria dentro de las variables económicas que inciden en la capacidad de producción y de compra de alimentos de las personas. Y a la Venezuela que urge elevar la exportación para liberarse de la dependencia exclusiva del petróleo.
A pesar del escenario pésimo, por una tasa de inflación en alimentos superior al indicador general, a que el Gobierno importa más del 60 por ciento en promedio de los alimentos que demanda la población y de que no hay cómo soportar la necesidad de divisas, y de una agricultura reducida a 25 por ciento en 30 millones de hectáreas disponibles, hay posibilidades de salir de la “crisis”.
Gutiérrez insta a cambiar las políticas. Hay “potencial” para recuperar la actividad agraria, los cultivos que se redujeron 66 por ciento, en seis de los 12 productos básicos. Reconquistar los 230 años de tradición de cosecha de café que se acabaron en 10 años; y lograr cubrir la demanda de arroz y exportar como se hacía en 1998.
Considera revertir las importaciones, que para 2014 significaron nueve mil 500 millones de dólares, en producción nacional. Con una inversión de mil 300 millones de dólares se potenciaría el suministro de agroquímicos, semillas y maquinarias para las labores agrarias. La proyección apunta a dos años recoger cosechas de cereales, en cuatro año aumentar las cabezas de ganado para leche y carne. Entre otros rubros prioritarios.