ENTRADA DESTACADA

SIP: Libertad de expresión en la región se ha deteriorado

La SIP se centró en Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.  (Foto Archivo/El Carabobeño) Juamed Chacín || jcha...

01 julio, 2015

Suspendieron cirugías en el HUC por falta de reactivos

En el HUC no tienen material para pruebas de laboratorio | Foto Archivo El Nacional


Se agotó el material para las pruebas de serología que permiten evaluar si la sangre que va a ser usada en transfusiones está libre de virus

LISSETTE CARDONA
LCARDONA@EL-NACIONAL.COM

Ayer en el Hospital Universitario de Caracas era imposible conocer si la sangre donada estaba apta para su uso. La falta de reactivos para las pruebas de serología impidió la práctica de los análisis obligatorios al material que sería usado en transfusiones y que permiten conocer si la sangre está libre de VIH, sífilis u otros agentes patógenos que puedan afectar al paciente.
“Tenemos suspendidas las cirugías electivas pautadas porque no tenemos serología en el hospital”, informó Jesús Velásquez, presidente de la Sociedad de Médicos Internos y Residentes del centro de salud universitario.
Velásquez denunció, además, que tampoco contaban con material de laboratorio para medir los tiempos de coagulación, ni electrolitos.

El déficit ocasionó que los pacientes con cirugías programadas con antelación no pudieran ser atendidos, pese a que algunos tenían patologías catalogadas como emergencias. Incluso aquellos pacientes que llevaron a sus propios donantes de sangre no pudieron ser operados debido a la falla.
Hace una semana el Hospital Universitario de Caracas recibió una dotación de 1.000 kits para pruebas serológicas pero se agotó el inventario al inicio de esta semana.
El presidente del Somir explicó que el centro de salud también requiere de medios de contraste, materiales que se usan como marcadores para realizar exámenes específicos, pero están escasos en todo el país.
Trascendió que el lunes pasado en el hospital también faltaban inyectadoras para aplicar tratamientos, denunció una fuente que pidió el resguardo de su nombre.
También indicó que, en ocasiones, las dotaciones que llegan a través del Ministerio de Salud para paliar el déficit de materiales provienen del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales.
“Cuando los médicos y los trabajadores protestan o hacen algún cierre técnico porque no hay insumos, el ministerio manda algunos materiales que duran muy poco, apenas dos o tres días. Esos materiales están sellados por el IVSS, entiendo que entonces el seguro le está prestando material al ministerio”, aseguró.
Déficit en los privados. Por su parte, Judith León, presidente de la Federación de Colegios de Bioanalistas de Venezuela, recordó que también hay fallas de materiales de laboratorio como marcadores virales y pruebas para descartar hepatitis B y C, así como el mal de Chagas, especialmente, en laboratorios privados.

Ni para un café diario alcanza segunda alza del salario mínimo

Afirman que el incremento al mes no cubre ni la mitad de una consulta médica | Foto Archivo El Nacional


Sindicalistas coinciden en que la aceleración de la inflación hace insignificantes los aumentos

MARÍA FERNANDA SOJO

Hoy entra en vigencia la segunda parte del aumento del salario mínimo decretado por el presidente Nicolás Maduro el 1° de mayo. Un alza de 10%, que equivale a 674,69 bolívares más al mes y a 22,48 bolívares por día para llegar a 7.421,66 bolívares para trabajadores activos y pensionados del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales.
Con este incremento llegan a ocho los aumentos decretados por Maduro desde que asumió la presidencia, pero sus esfuerzos por proteger el salario de los trabajadores se han quedado cortos frente a la variación de precios que experimentan los bienes y servicios en el país, coinciden sindicalistas.
Con el alza diaria no se puede comprar un café pequeño, que cuesta en promedio 25 bolívares. Tampoco alcanza para adquirir un pan canilla, que se vende en algunas panaderías en más de 20 bolívares, ni para un Toronto o un Bolibomba, que rondan los 30 bolívares.
Los 22,48 bolívares más sí alcanzan para pagar cinco boletos simples en el Metro (4 bolívares cada uno) o dos pasajes en una unidad de transporte urbano (10 bolívares cada uno).
“El gobierno no ha publicado este año las cifras del Índice Nacional de Precios al Consumidor, pero uno siente cómo está la inflación cada vez que va a un supermercado o a una farmacia. Estos aumentos son insuficientes”, dijo Edgar Silva, coordinador del Comité para la Defensa de los Derechos Humanos de los Jubilados, Pensionados, Adultos Mayores y Personas con Discapacidad.
Afirmó que los 674,69 bolívares más por mes no alcanzan para cubrir ni la mitad de una consulta médica. “Los institutos públicos en los que debería prestarse atención médica no funcionan, uno se ve en la necesidad de ir a una consulta privada y la que menos cuesta sale en 1.500 bolívares”, dijo.
Marcela Máspero, coordinadora de la Unión Nacional de Trabajadores, coincidió con Silva: “El alza no es significativa. Todo indica que este año la inflación va a ser de tres dígitos y lo peor es que acá no hay ningún debate para aumentar el empleo e incrementar la productividad, que es lo que va a hacer que el país mejore”, dijo.
Los sindicalistas insistieron en la necesidad de que se efectúen aumentos periódicos, conforme se acelere la inflación. “En el caso de los pensionados, nosotros creemos que el pago mensual debería igualarse como mínimo con la canasta alimentaria, que según el Cendas ya cuesta más de 20.000 bolívares”, dijo Silva.