ENTRADA DESTACADA

SIP: Libertad de expresión en la región se ha deteriorado

La SIP se centró en Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela.  (Foto Archivo/El Carabobeño) Juamed Chacín || jcha...

04 febrero, 2009

El Policía: un verdadero servidor social











por el entorno social. Los hombres y mujeres que llevan a cabo esta labor son dignos de admiración y respeto, pues el solo hecho de levantarse cada madrugada, dejar a la familia, cumplir el patrullaje asignado con la incertidumbre de volver o no al hogar, es suficiente para reconocer su espíritu de abnegación.

La Policía de Mérida tiene como misión velar y hacer cumplir las normas y reglamentos jurídicos para lograr la paz ciudadana, y como visión llegar a ser la mejor del país y de América Latina.

Alrededor de 3200 funcionarios conforman el bloque de gendarmes que resguardan la entidad merideña; ellos tienen tareas específicas y lugares asignados para proteger.

Su jornada transcurre entre enseñanzas y aprendizajes. Tomar el transporte público para llegar a la formación, dirigirse al espacio donde patrulla, dialogar con los vecinos, sostener el bebe a una madre que está en el banco, brindar información a los turistas y disipar dudas a los niños, forman parte de sus funciones.

Cuando ocurre algún hecho circunstancial, accidente de tránsito, incendios, desastres naturales, problemas familiares, escolares escapados de clases, un parto apresurado, y en cualquier otra situación desde una sencilla hasta la más complicada, el primero que llegar al sitio es un funcionario policial.

En principio, trata de mantener la calma, dar ánimo o escuchar, todo de acuerdo a la ocasión. Actúa de inmediato o canaliza soluciones con el organismo que le compete el caso, dando respuesta al clamor del colectivo. Colocar un alumbrado público hasta alimentar a quien lo necesite, son funciones diarias de los efectivos.

El trabajo del gendarme no es sólo atrapar personas que infringen la ley, va más allá; es una verdadera labor social la que cumplen esos hombres y mujeres que están en constante profesionalización y aprendizaje.

A ustedes, que a pesar de los incidentes y tropiezos salen a la calle todos los días para resguardar las comunidades, y teniendo en cuenta que la responsabilidad penal al infringir las normas es individual, gracias y continúen con su labor policial. (OCI/Fanny Quintero Fotos: William Muñoz)